Se abre una gran puerta a un nuevo reino

491 0

Si una agrupación musical adopta como título “El Reino de las Sombras” es lógico esperar un sonido acorde. Y es precisamente eso lo que uno puede apreciar con el primer trabajo de esta banda local apuntada dentro de territorios heavy occult doom, cuyo debut presenta nueve canciones, seis de ellas extensas y muy penetrantes y tres que funcionan correctamente como tenebroso intermedio.

Conformados por Akvan, en vocales, Cygnus y Khaos, en guitarras, She, bajo, y Dominon, batería y voces, Umbrarum Regni logra pasajes por demás envolventes y untuosos desde la primera escucha, como “Red Mountain” – con un duelo de voces sobresaliente – y “Anabis”, cuyas frases tipo ¿cuántos más deberán morir hasta llegar al final del camino? o yo soy la luz en la noche ofrecen una acabada idea de esta lánguida propuesta, que paradójicamente enclaustra mucha fuerza en lo musical, con lúgubres riffs y bases sobresalientemente sobrias.

Otros pasajes, como “Keystone” y “Gate I” extienden las capas a terrenos más bien melodiosos, sin abandonar totalmente ese elemento sombrío que hace de común denominador a lo largo de estos 35 minutos que dura el disco, que cierra con acaso el mejor tema, llamado “Chant for her Return”, cuyo coro llega a grados épicos.

Por otro lado, se podría señalar que el acabado hubiera tenido un sonido más meticuloso. Sin embargo, esto es apenas un detalle particular, que no le resta puntos a la intención de traer un sonido que no es demasiado habitual en nuestra escena.

Además, el arte de tapa corre por cuenta del gran Samuel Araya, responsable de tantos excelentes trabajos, nacionales (Flou, Sabaoth), como internacionales (Cradle of Filth, Eye of Judgement), cuya resulta es aquí también óptima.

El corolario final ofrece un disco por demás interesante; dicho en el mejor de los sentidos. Se sabe que el catalogar a una banda o a su disco como “interesante” en general sólo hace de una diplomática formalidad para no expresar algo peor. Pero en este caso, es realmente fascinante.

Comentarios

comentarios

No hay comentarios

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *